Microsoft cambiará en breve la forma en que las actualizaciones son servidas a Windows 7, 8.1, Server 2008 R2, Server 2012 y Server 2012 R2 para adoptar el mismo sistema en uso para Windows 10 de parches acumulativos. Podemos ir diciendo adiós a los parches individuales.

microsoftlogonew

A partir del mes de Octubre y su correspondiente ronda de actualizaciones, se adoptará para toda esta serie de sistemas operativos el mismo modelo que ya se emplea en Windows 10. La idea es crear una única actualización acumulativa de todos los parches (sobre seguridad, estabilidad y fallos en el software de Microsoft) previamente lanzados sumándole todos aquellos lanzados en el mes en curso. Este tipo de actualización estará disponible a través de Windows Update y Windows Server Update Services (WSUS).

En un futuro esta actualización acumulativa englobará también todos los parches previamente lanzados desde las últimas versiones base como podrían ser Windows 7 SP1 o Windows 8.1 RTM.

De la misma manera también se creará un parche acumulativo centralizado en actualizaciones de seguridad únicamente que funcionará de la misma manera. Esta estará disponible a través de WSUS, SCCM (System Center Configuration Manager) y el Microsoft Update Catalog.

Esta nueva manera de funcionar permitirá a que cualquier sistema recién instalado únicamente haya de descargar la última actualización disponible para disponer de un sistema totalmente actualizado. Esto ya lo podemos disfrutar en Windows 10, lo que acerca al sistema operativo al modelo de Waas (Windows as a Service) a diferencia de lo que sucede actualmente con el resto de sistemas operativos.

Adicionalmente, esta nueva manera de trabajar va enfocada a combatir la enorme fragmentación que a su vez provoca un sinfín de problemas (complejidad a la hora de testear soluciones sobre amplias bases de dispositivos, tiempos de escaneado y distribución de actualizaciones muy largos..) además de simplificar la vida a los administradores de sistemas a la hora de controlar y distribuir estas actualizaciones.

Por otra parte hay que tener en cuenta que en caso de detectar un parche que provoca a su vez problemas, ya no tendremos la posibilidad de desinstalarlo sinó que habremos de desinstalar la última versión de este parche acumulativo. Recuerdo una “graciosa” actualización para Windows Vista que activaba un modo tablet y desactivaba teclado y ratón...

Esperemos que esta simplificación para el usuario redunde en un mayor testeo por parte de Microsoft para asegurar parches acumulativos libres (al máximo posible) de errores por falta de testeo.

Fuente Microsoft

Posición: sidebar-right
Estilo: card outline
Posición: sidebar-right
Estilo: card outline
Posición: sidebar-right
Estilo: card outline